El Colegio Célestin Freinet define sus valores, a partir de la interpretación actualizada y contextualizada de los fundamentos pedagógicos freinetianos. Esta pedagogía impulsa un enfoque crítico ante la realidad; pone en el centro de los procesos de formación, la conciencia y la responsabilidad, cualidades imprescindibles para un ejercicio activo de la ciudadanía y para la transformación. Para ello sugiere establecer un acercamiento crítico a las disciplinas, la capacidad para la reestructuración del saber y la promoción de las competencias para enfrentarse con la complejidad y las interacciones entre los saberes, en sus interconexiones e interdependencias, además de establecer relaciones entre las metodologías de investigación y las prácticas que estimulen el tanteo, personal y de grupo, basadas en la experimentación del método activo.

El Colegio Célestin Freinet subraya cada vez más la importancia de este enfoque en el aprendizaje, hoy en día confirmado por los descubrimientos de las neurociencias que reafirman al método cooperativo y de intercambio como posibilidad de construcción de una pluralidad de conocimientos, favoreciendo el reconocimiento de la multiplicidad de los diferentes puntos de vista y de las posibles soluciones a problemas diversos. Además, las nuevas tecnologías y los sistemas de comunicación relacionados con ellas constituyen nuevos horizontes y precisan nuevas y más complejas competencias. Esto último, refuerza.


SÍ, PODEMOS ¡!!

17 RBD 9666-0 Venancia Leiva 1949, La Pintana, Región Metropolitana


Colegio Célestin Freinet

La idea de ofrecer educación técnico profesional y de adultos y, que sean las especialidades tecnológicas, las visualizadas para la formación por competencias de los estudiantes.


En el Colegio se ha trabajado por años para construir una comunidad no centralizada, sino con autonomía de gestión pedagógica, de investigación y como contexto de vida, en la cual se experimenten formas de autogestión y de democracia directa, participativa e incluyente. No es únicamente el aula y la clase las que tienen que tener una organización cooperativa, sino todo el colegio, como sistema escolar en su conjunto, y la institucionalidad que lo lidera; para lograr una escuela abierta, transparente, lugar de construcción, con un proyecto no determinado por el exterior, sino por su propia identidad cultural.


Educar en un entorno así, es educar en la ética pública y en el sentido del bien común, lo que permite confiar a los niños, niñas, jóvenes y adultos la responsabilidad del mundo en el que vivimos. Para que esto se realice, la educación debe propiciar que los nuevos ciudadanos compartan los elementos de su propia cultura, sin imposiciones. Como decía Freinet “Sólo así es posible formar identidades complejas, rompiendo con estereotipos y prejuicios, saliendo del egocentrismo, del etnocentrismo, y del eurocentrismo, que por mucho tiempo han ido condicionando nuestra percepción del mundo”; lo anterior, permitirá constituir identidades fuertes y versátiles, de género, sociales, culturales, territoriales y planetarias.

Respeto

Por uno mismo (por su cuerpo, sus sentimientos, sus emociones, sus valores, sus ideas, sus proyectos, sus creencias), por los demás, (por sus cuerpos, sus sentimientos y emociones, sus valores y creencias, sus ideas, opiniones y proyectos), por el Colegio, por las Familias que conforman su comunidad, por las Instituciones que conforman su entorno, por las Culturas que coexisten y por el Ambiente que nos sostiene.

Solidaridad

El aprendizaje profundo, integral y significativo, adquiere sentido cuando se socializa, se valida y legitima con otros, en la convivencia, colaboración y cooperación. Es la base de la democracia y del desarrollo con equidad y justicia.

Innovación

El aprendizaje del ser humano no tiene límites. El desarrollo humano, con base en el conocimiento científico, tecnológico, humanista y artístico, ofrece las bases