El Colegio Célestin Freinet se funda bajo la denominación de Escuela Básica Nº190 en el año 1980, en la zona sur de Santiago, en la misma ubicación que actualmente ocupa, aunque por esos años, con un entorno muy diferente. Su fundador, el profesor Eradio Mardones Oyarzún, describía los inicios de la siguiente manera: “Nos instalamos en medio de un barrial, con chanchos y otros animales, y empezamos a buscar a esos niños especiales que estaban fuera del sistema, discriminados, abandonados o con problemas en otros colegios. Y nos organizamos junto con los pobladores, que participaron desde un comienzo detectando casos… Así, reunimos treinta niños y con tres profesores comprometidos, partimos, no con un colegio completo, sino que en salas con paredes a medio terminar…” El sello desde sus inicios fue, entender la educación como “un derecho social”, impronta identitaria que surge como respuesta al contexto histórico y social por el que atravesaba el país.

En dicho marco político de dictadura, nace entonces esta escuela, definida por sus fundadores como una “escuela nueva”, asumiendo un proyecto educativo democrático, popular y crítico, creando espacios de dignidad, libertad y respeto a los derechos humanos, y tomando por nombre el del distinguido pedagogo francés Célestin Freinet. Como decía Eradio Mardones: “El nombre lo elegimos porque tenía pertinencia con este proyecto, porque Freinet tuvo que enfrentarse con ideas totalitarias, porque fue prisionero de guerra dos veces y aún herido en combate, nunca abandonó la pedagogía, siendo su compromiso con la libertad, la república, la democracia y la opción social por los más necesitados, lo que le caracterizó en toda su vida”.

En esos tiempos, destacaba al ingreso de la Escuela, con grandes letras, el texto de la misión fundacional: “Con la Pedagogía de Freinet, asegurar a los niños y niñas en situación de riesgo y discriminación psicosocial, una educación con calidad y equidad, que contribuya a su dignidad, promoción humana y a la superación de la pobreza”.

¿Por qué Célestin Freinet?

Célestin Freinet, inspirador hasta el día de hoy de este proyecto educativo, nació en los Alpes Marítimos franceses de Provenza, en una familia de extracción humilde, aunque preocupados por dar a su hijo una educación de calidad. De niño, Célestin trabajó de pastor, lo que le puso en contacto con la naturaleza, experiencia que sería su leit motiv para su propuesta educativa: el método naturalista. Luego estudió en Niza, en la escuela normal para maestros. Fue movilizado para la Primera Guerra Mundial, y con 19 años, fue herido de gravedad en un pulmón. Recibió la Cruz de Guerra y la Legión de Honor, y pasó cuatro años de convalescencia, lo que le impidió incorporarse a la docencia al terminar sus estudios. Su herida marcó su vida, ya que nunca pudo respirar perfectamente. Decía que las actividades centradas en los alumnos, una de las claves de su pensamiento educativo, tenían relación con su propia incapacidad para hablar tanto, como lo hacían otros maestros de la época.

En 1920, consiguió plaza docente en Bar-sur-loup, en la que inició su actividad pedagógica, basada en parte en el movimiento de la Escuela Nueva, a la que aportó características y técnicas. La heterogeneidad de sus estudiantes le hizo probar con nuevas formas de atender.